Emprendedoras de la isla brillantes y prometedoras


 

Nuestra primera emprendedora es María Cañizares, pastelera de profesión. Sus recetas y su fotografía quitan el sentido. Tiene estilo, buen gusto y un arte exquisito en la cocina. María lleva cuatro años viviendo en Mallorca, después de que su marido encontrara trabajo en un hotel. Hace dos años creó el blog Sweet Salty Kitchen, a través del cual comparte sus experimentos dulces y salados. Es inspiradora a más no poder. Sus recetas son 100% saludables, sin renunciar al sabor, porque es siempre es su prioridad, asegura.

Pero María va más allá. También imparte talleres de cocina en casa para poder ayudar de una forma más cercana, si cabe, a todas esas personas interesadas en cambiar sus hábitos alimenticios con recetas ricas, a la vez que aprenden a organizarse en la cocina, a utilizar distintos ingredientes no refinados o trucos de pastelería. 

Hoy en ES BOLIC, María nos cuenta su experiencia como mujer, emprendedora y madre.

¿Por qué decidiste dar el salto y emprender?

Decidí lanzarme con el blog porque quería hacer algo que me permitiera poder seguir cuidando a mi hijo ya que el trabajo de mi marido es muy sacrificado y más en un sitio de temporada con veranos muy largos y sin familia cerca. No me veía trabajando en un restaurante u hotel en temporada alta con mi peque de vacaciones 3 meses.

Yo siempre he ido un poco por libre y casi siempre he trabajado por mi cuenta haciendo catering o dirigiendo la pastelería que tenía con mi marido en Madrid. La idea del blog era poder compartir con la gente todas las pruebas que llevaba mucho tiempo haciendo y luego dar clases como un complemento vital para mí, para salir de la pantalla virtual que, de alguna manera, se crea con el blog y poder transmitir mis conocimientos a gente real.

¿Cómo mujer a qué retos has tenido que enfrentarte?

Pues en verdad, a pesar de que las cocinas pueden parecer, a veces, territorio de hombres, siempre he trabajado con mujeres que eran las emprendedoras y no percibía diferencia alguna. En los restaurantes en los que he podido trabajar, tampoco he sentido que fuera más duro para mí que para un hombre. En general en mi oficio suele haber más duelos de ego que otra cosa.

¿Crees que hoy en día ser mujer es una ventaja o una desventaja?

Yo desde luego nunca lo he sentido como una desventaja eso seguro. Además estoy rodeada de mujeres talentosas emprendedoras que no están condicionadas por si son mujeres o no. Son buenas y luchan por su trabajo con las cosas buenas y malas que puedan encontrase, igual que un hombre.

 

Emprender no es fácil, ¿qué es lo más difícil a lo que has tenido que renunciar? y como madre, ¿cómo has conseguido conciliar ambas cosas?

Desde luego que ser mujer tiene una cosa a la que los hombres no tienen que enfrentarse de igual modo y es ser madre. No lo llamaría desventaja, pero sí es verdad que cualquier mujer que quiera ser madre ha de renunciar a ciertas cosas que posiblemente el hombre no haga. Conciliar trabajo e hijos no es fácil y menos si no tienes ayuda.

Yo decidí no trabajar cuando cerré mi negocio y nos fuimos a Francia, porque quería cuidar a mi hijo, pero reconozco que muchas veces me sentía frustrada porque mi profesión es mi pasión y lo echaba de menos. Yo podía permitirme elegir esa situación. Sin embargo, otras mujeres no pueden. ¿Es una especie de renuncia lo que hice?, no me gusta esa palabra porque suena a sacrifico, me parece más positivo llamarlo elección. Ahora, con el tiempo me doy cuenta de que fue la decisión adecuada. Otra cosa es ser madre, querer cuidar a tu hijo y que no puedas permitirte no trabajar. Que tengas que volver a los 4 meses obligatoriamente, eso sí que lo veo como un sacrificio.

¿Hasta dónde te gustaría llegar? o ¿cuáles son tus planes de futuro?

La verdad es que con el blog no tengo planes muy definidos, a parte de poder seguir llegando a gente con mis recetas. Muchas amigas me dicen que tengo que escribir un libro, jaja, pero no entra dentro de mis proyectos. Mi mayor plan de futuro ahora mismo es montar una panadería con mi marido en el pueblo donde vivimos (Binissalem). Me llena de ilusión poder hacer algo juntos, porque nos complementamos mucho en el trabajo y los dos buscamos el mismo nivel de calidad en lo que hacemos. Seguiré con el blog, seguramente a otro ritmo, porque es mi vía de escape creativa.

Hay muchas mujeres que están saliendo de su zona de confort, ¿crees que somos más propensas a liarnos la manta a la cabeza e ir a por nuestros sueños?

Yo creo que salir de la zona de confort es una cosa humana. Es un paso muy difícil. Hay muchas presiones y miedos detrás, pero yo, por lo que veo a mi alrededor, no creo que se pueda definir por géneros. Lo que sí creo es que hay muchas más mujeres que cuando son madres se reinventan y dan el salto a por algo nuevo y creativo que les haga ser más libres.

A todas ellas ¿qué les recomendarías?

Pues la verdad es que la primera palabra que me viene a la cabeza es confianza. Algo a veces no muy fácil de ver por nuestros miedos. Pero si el corazón (y no la mente) se hincha cuando piensas en ese algo que en realidad te haría feliz, aunque no implique una camino de rositas, hay que salir e intentarlo, aunque ciertas personas no te entiendan. La confianza es la madre que quita los miedos y te deja salir ahí fuera. Intentarlo es siempre mejor que quedarse parada. Si te quedas parada no aprendes, no evolucionas.

Yo ya cerré un negocio y vuelvo a abrir otro, pero no fue un error o un fracaso, como lo llama antes, sino un aprendizaje. Con todo lo que aprendí vinieron, después, otras oportunidades que me transformaron en la persona que soy hoy. Así que, aunque a veces esté el miedo rondando, lo importante es avanzar escuchando lo que resuena en tu interior, y cambiar el miedo al fracaso por el camino del aprendizaje y la realización. 


1 comentario


  • PAtricia

    Siempre inspirando!
    Mucho ánimo con vuestra nueva aventura!! El blog me encanta!
    Y algún día me pondré manos a la obra…
    Besosss


Dejar un comentario